PRESBITERO MAESTRO

Introducción

El Cementerio Presbítero Matías Maestro es considerado uno de los campo santos más importantes en mérito al patrimonio artístico que conserva, pues posee una importante colección compuesta por esculturas europeas peruanas del siglo XIX y XX.

Proponemos que los visitantes puedan descubrir mediante el método de la OBSERVACIÓN nuestra riqueza histórica y monumental que posee este campo santo, que a lo largo de 200 años, ha depositado de una valiosa expresión del arte y las costumbres.

Historia

Muerte y Costumbres Funerarias.-

Se tenía la costumbre de enterrar a los muertos en las iglesias, conventos y capillas de hospitales.

En la época colonial existían las “plañideras” y la “chivatas”, las primeras eran mujeres contratadas para llorar en los velorios, mientras que las segundas se encargaban de levantar el duelo.

En el siglo XIX, los entierros se volvieron más pomposos lo que indicaba el nivel económico del difunto.

Las fotografías post - morten también eran características de sus tiempos donde se capturaba en retrato del difunto para la posteridad.

Creación del cementerio.-

En 1807 el Virrey Don José de Abascal, acotando las reformas borbónicas ordena construir un cementerio a las afueras de la ciudad. Encargando dicha construcción al Presbíterio Matías Matestro.

Hipólito Unanue desde el Mercurio Peruano expuso sobre la importancia de contar con un espacio nuevo para enterrar a los muertos ya que estos garantizaba la higiene pública.

El “Cementerio General de Lima” se inauguro el 31 de Mayo 1808 con una Misa Solemne.

Biografía de Matías Maestro.-

Lima había sido azotada por el terremoto de 1746 y fue a Matías Maestro, a quien se le encargó reconstruir las torres de La Catedral y darle una nueva imagen a la Ciudad de Los Reyes. Pero…¿quién era este personaje que gozaba de la protección del Virrey Abascal y recibía un encargo de tanta responsabilidad?

Sobre Matías Maestro no existe mucha documentación confirmada, sin embargo se dice que nació en Vitoria, capital de Alava, Vizcaya, España, el 22 de febrero de 1766. Era hijo de José Maestro y de Antonia Alegría. Hombre multifacético y ejemplo de la formación de la Ilustración, se licenció en Derecho, en la Academia de Cádiz. También hizo estudios de arquitectura e ingeniería civil, literatura, pintura, escultura y música.

Su nombre aparece en la Expedición Malaspina, lo que hace suponer que se enroló probablemente como dibujante, integrando el grupo de estudiosos encargados de incrementar el conocimiento sobre las ciencias naturales y construir cartas hidrográficas de las posesiones españolas en América. Viaja primero a México y luego al Callao. Era 1790.

Llegado a Lima, se dedica, por dos años consecutivos, a los negocios. Pero en él puede más la religión y se hace sacerdote. Recibe las órdenes del Arzobispo Juan Domingo Gonzáles de la Reguera y viste los hábitos de los terciarios franciscanos, llegando a gozar del favor del Virrey Abascal y Sousa. Su primera misa la oficia en 1793.

Trabajó al lado del arzobispo desde 1801, como contador de monasterios y de la caja del juzgado eclesiástico de la Audiencia Arzobispal, hasta llegar a ser presbítero. En su calidad de arquitecto, tuvo como primer encargo el diseño de las torres de la Catedral de Lima (1797), introduciendo el estilo neoclásico que va a caracterizar al resto de sus obras, estilo que le significó luego ser censurado por algunos estudiosos que lo culpan de haber destruido el barroco tradicional existente en esa época.

En la Catedral también realizó el Retablo Mayor en 1805, obra maestra, que sirvió de modelo para trabajos posteriores. También hizo los nuevos retablos mayores para la Iglesia de San Francisco, San Pedro y para la capilla El Milagro. En 1806 se le encomendó la tarea de remodelar la iglesia de Nuestra Señora del Rosario más conocida como Santo Domingo. También se le atribuye la iglesia de Santo Cristo de las Maravillas.

Dos de las obras más significativas de Matías Maestro fueron de orden civil: la primera fue el Cementerio General de Lima, llamado hoy Cementerio Presbítero Maestro en su honor, encomendado en el año de 1808, donde plasma su estilo. La segunda, fue el Colegio de Medicina de San Fernando, edificado en 1811 y ubicado frente a la plaza Santa Ana, sobre los antiguos terrenos del Hospital San Andrés, donde hoy se levanta el colegio “Héroes del Cenepa”.

Como testimonio de sus pinturas quedan: Los Desposorios de Santa Rosa de Lima, en el iglesia de Santo Domingo. En la Catedral de Lima, La Apoteosis de la Iglesia, La presentación de Santa Rosa con Santos peruanos y retratos de los prelados en la Arquidiócesis de Lima; el Retrato del Arzobispo González de la Reguera en la galería Ortiz de Zevallos. En la casa de Ejercicios de la tercera orden franciscana se encuentran Escenas de la Vida de Cristo.

En cuanto a sus esculturas, están el Púlpito de la Catedral de Lima, la Virgen de la O (1809) atribuida por García Bryce, ubicada en la iglesia de San Pedro; la figura del Arzobispo De la Reguera, en la Casa de Ejercicios de la tercera orden franciscana, y el Cristo Yacente de la antigua capilla del Museo Cementerio Presbítero Maestro.

Respecto a la música, hace apenas unos años, el reconocido músico nacional Javier Echecopar rescató 40 obras de Matías Maestro, que interpreta en guitarra por distintos escenarios del mundo. Una sorpresa más de este personaje que también fue valorado como vecino notable de Lima y firmó el Acta de Independencia, el 15 de julio de 1821.

Coronando su fructífera vida, en 1826, llegó a ser director de la Sociedad de Beneficencia de Lima, unificándola en una sola institución. Fundó nueve obras pías: el Hospital de San Bartolomé, de La Caridad, de Huérfano, el Santuario de Cocharcas, los Beaterios del Patrocinio, de Viterbo, Copacabana, Capuchinas e Incurables.

Falleció en Lima el 9 de enero de 1835. Sin embargo, sus restos recién fueron inhumados el 1ro. de setiembre de 1857, en el entonces llamado Cementerio General, camposanto que asume su nombre 90 años después de su partida.

ESPACIOS FUNERARIOS

Tipos de Enterramientos:

En el cementerio existía diversos tipos de enterramientos, la elección de ellos dependió del poder adquisitivo de las personas.

Los Mausoleos.-

Eran para familias de mayor poder económico ya que para realizar su construcción se requería una gran inversión.

Se dirigía a familias completas y era generacional y perpetua.

Generacionales por la razón que se podía enterrar familiares de generación en generación.

Los mausoleos eran como una especie de capilla hechos de granito ó de mármol con una puerta de ingreso, y dentro hallabas un oratorio y osarios que son lugares donde se depositaban los huesos. Mausoleo viene del rey “Mauselo” que en épocas griegas inició este tipo de enterramiento.

Cripta.-

La Cripta venía a ser un mausoleo más elaborado, la diferencia entre estos dos es que la cripta tenía una escalera para llegar al subterráneo.

La parte superior solo se usaba como capilla ya que los entierros de efectuaban debajo. Al igual que el mausoleo eran perpetuos y generacionales.

Tumba.-

Las tumbas eran un lugar de entierro debajo de la tierra, si bien no era tan grande y elaborado como la cripta o mausoleo también podían ser ostentosos (Como la de los Pérez-Áranibar).

Eran unipersonales y bipersonales ya que se enterraban ahí una a máximo dos personas.

Nichos.-

Eran como unas ventanitas donde se realizaban entierros. Eran dirigidos a familias del pueblo con una mínima capacidad económica.

Cuarteles.-

Eran un agrupamiento de nichos que eran divididos con números o letras, un ejemplo viene a ser San Demetrio.

Pabellón.-

Agrupación de cuarteles de nichos.

Fosa Común.-

Estos se usaban para familias con ningún ingreso económico, la desventaja principal es que no se les podía rendir culto ya que eran espacios comunes.

Las fosas comunes eran una zanja abierta donde colocaban cuerpos y después cubrían con una capa de cal y posteriormente una capa de tierra.

Mausoleo

Cuarteles

Nichos

Criptas

Tumbas

Nichos

ARTE EN EL CEMENTERIO

Iconografía y símbolos

Los elementos iconográficos y símbolos eran representados en lápidas y mausoleos tanto en relieve como un bulto redondo, fueron usados muy a menudo como un culto y respeto por ser querido, estos símbolos están muy relacionados a su camino al mas alla, el paso de la vida y la muerte.

El reloj de arena: El paso del tiempo que no se puede detener.

La serpiente: Que muerden la cola o llamado ouroboros, era la regeneración, principio y fin símbolo de la manifestación y la reabsorción cíclica.

El búho Simboliza la noche, para los griegos era el ave de Atenea que significaba la sabiduría.

La venera: Representa la necesidad que tiene el peregrino de agua para el camino.

Los cipreses: La longevidad por su color siempre verde en todo el año y por su verticalidad conecta al cielo y a la tierra, inmortalidad y resurrección.

Los sauces: Sus colgantes y languidad ramos simboliza lagrimas y penas.

Las guirnaldas: De rosas y las mariposas simbolizan lo frágil y efímero de la vida.

Las virtudes: Teologales (fe, esperanza y caridad) así como las cardinales (justicia, fortaleza, templanza y prudencia.

El ancla: Permite a los barcos aferrarse al fondo del mar sin que se los lleve la corriente. Es el instrumento que nos permite sujetar la nave, tenerla fija, confianza. Por eso se asocia a la esperanza firme y a la salvación. Su símbolo está relacionado también con la firmeza, la solidez o la fidelidad.

El corazón: El corazón es el órgano principal del aparato circulatorio de todos los humanos y gran parte de los animales. Es el que impulsa la sangre y por lo tanto el que da la vida o la quita. También está relacionado con el alma. Cuando decimos que alguien no tiene corazón es que no tiene alma. Tener corazón implica tener buena voluntad y amor. El corazón como símbolo significa también devoción, valor y ánimo.

La columna: Las columnas en arquitectura son los soportes verticales de gran altura que tienen una función estructural y decorativa. Como los materiales de los que, generalmente, están compuestas, identificamos este símbolo como de nobleza. Pero la columna también puede simbolizar sustento o sostén ya que es el eje en el cual nos sustentamos los humanos y los vertebrados. Por eso podremos encontrarlos como sostén de una cúpula o formando una pequeña capilla en los pedestales en el cementerio.

La columna rota: Por otro lado una columna rota se ha asociado desde siempre a una muerte prematura o a vidas interrumpidas. Una espada rota tiene parecido significado: vida corta.

El libro: Los libros simbolizan la sabiduría y también la fe. Desde la antigüedad existían los libros sagrados para las distintas religiones como la Biblia para el cristianismo. El libro de la vida refleja los conocimientos que Dios tiene de sus elegidos a la gloria y gracia, también es un signo de sapiencia, de conocimiento. En lápidas funerarias es habitual verlos con una frase u oración en su interior, también con alguna fotografía.

La antorcha: Simboliza vida eterna. La antorcha que nunca se apaga es el emblema de la iluminación espiritual y del conocimiento. Desde los grecorromanos, si flamea hacia arriba es la vida (el poder regenerador de la llama) pero si está del revés o cruzada representa el luto o la muerte.

Una antorcha invertida indica que el alma todavía arde en el Más Allá.

El delfín: Simboliza la salvación de las almas para los cristianos. El salvador de los náufragos por su poder, seguridad y velocidad en el mar. Se ha asociado siempre como un portador de almas al cielo. Los griegos pensaban que, antes de animales marinos, fueron hombres. Es raro verlos en lápidas.

Las hojas perennes: Son aquellas que siempre mantienen una hoja permanente todo el año, que no mueren con el cambio de estación. Por tanto siempre están llenas de vida. Así, talladas en lápidas, se asocia a la vida eterna.

La calavera alada: Popular en los siglos XVII y XVIII, la calavera alada significa la fugacidad de la vida y al alma dirigiéndose a la vida después de la muerte.

El reloj alado: Como en el caso anterior, el reloj alado indica la ligereza con el tiempo pasa - a veces, literalmente, vuela.

Las manos entrelazadas: Las manos son comunes en las tumbas, sea apuntando hacia arriba, indicando al cielo, o hacia abajo, como dirigiendo un mensaje divino a quienes están en la superficie. Frecuentemente dos manos se entrelazan en una despedida final, en especial en las tumbas de una pareja casada, cuando una persona se va mientras otra se queda.

La paloma: Las palomas se encuentran casi siempre en las tumbas de mujeres que murieron jóvenes; la paloma representa paz y pureza, a veces se le muestra ascendiendo hacia el cielo o yaciendo muerta si la persona pereció súbitamente.

La rosa rota: El florecimiento de una rosa simboliza la edad que una mujer tenía cuando murió, sea un capullo o una flor plena, y que murió demasiado pronto si su tallo espinoso está roto.

El tronco: Los troncos en las tumbas recuerdan una vida interrumpida con premura y de súbito.

El trigo: El trigo, junto con otros símbolos como las hojas de roble, simboliza una vida larga, una que fue cosechada a tiempo por el segador.

El cordero: Usualmente se le encuentra en las tumbas de los niños: el cordero simboliza la inocencia. También puede referirse a Jesús, el Cordero de Dios.

El libro abierto: Representa el libro de una vida, el amor de una persona por la literatura o una referencia a la Biblia; el libro abierto es símbolo de un corazón abierto a Dios, dado que los hechos de la vida de una persona fueron registrados.

Urna cubierta de telas: Las urnas adornadas con telas son metáfora de la separación entre los vivos y los muertos, y un manto de protección para el alma, así como un símbolo de la muerte inspirado en la antigüedad clásica.

Las puertas abiertas: Puertas y portales abiertos son símbolos del tránsito al Cielo, el abandono del mundo terrenal y la vida en el Más Allá.

Monumento de Sofía Bergman de Dreyfus

El mausoleo es uno de los monumentos más imponente del Presbítero Maestro de Lima, esta rodeada de cuatro esculturas de bronce, obras del escultor frances Louis Ernest Barrias.

Sofía fue una joven peruana que murió en Paris. Su padre Federico nacido en Hannover, muy temprano viajó a Argentina en donde conoció a Estanislaa Rubio con quien se casó y procreó varios hijos, entre ellos Sofía que nació en Lima, a donde había llegado su padre representando una empresa inglesa.

Sofía se casó con Augusto Dreyfus, un magnate comerciante judío-francés, era católica también de origen judío por parte de su progenitor. Federico fue quien firmó en 1869 el famoso y polémico “Contrato Dreyfus” para la comercialización exclusiva del guano; tenía relación familiar con los Blacker, Espantoso, Oramas, y Ballén de Guayaquil.

Es que siempre ha existido dicha relación de familias guayaquileñas con limeñas, por razones de negocios o parentesco. Lo cierto es que Sofía muere posiblemente por una complicación de asma o de una enfermedad contagiosa muy frecuente en esa época.

Sofía se casó con Augusto Dreyfus, un magnate comerciante judío-francés, era católica también de origen judío por parte de su progenitor. Federico fue quien firmó en 1869 el famoso y polémico “Contrato Dreyfus” para la comercialización exclusiva del guano; tenía relación familiar con los Blacker, Espantoso, Oramas, y Ballén de Guayaquil.

El esposo mandó a traer el cadáver pero los restos no pudieron ser enterrados en el cementerio y fueron cremados en el propio barco luego trasladados a la tumba que ya había mandado a construir Dreyfus.

El mausoleo, está rodeado de cuatro esculturas bellísimas de bronce, obra del escultor francés Louis Ernet Barrías.

En cada esquina hay un personaje, se observa un ángel sentado con las alas plegadas con una corona en sus manos representando LA FE; una mujer sentada con una toca que cae por ambos hombros y leyendo un libro, significando LA ESPERANZA, LA CARIDAD era simbolizada por una mujer vestida igual a la anterior con 2 niños desnudos y finalmente una mujer con una daga en la mano derecha y un laurel en la izquierda elude a LA JUSTICIA.

En la parte superior se encuentra la escultura yacente de Sofía Bergman.

TUMBAS DE LA REPUBLICA INICIAL Y LAS DE LA ERA DEL GUANO

En las tumbas de los presidentes de la "República Inicial" se halla una variedad de formas arquitectónicas y escultóricas. Se ve claramente a comparación con la de los de "La era del guano" que no había mucho dinero ni la suficiente economía para construir tumbas majestuosas y prestigiosas ya sean mausoleos bien altos y opulentos.

Tenemos dentro de este cementerio la tumba del presidente Agustín Gamarra, una tumba no tan vistosa pero que para la época si tenía un gran valor y un reconocimiento en cuanto a los materiales usados. Luego se observa la tumba de Felipe Salaverry, la cual tiene un monumento encima de la misma tumba y posee un espacio no tan amplio como lo tienen otras construcciones.

En la tumba de los caudillos José de la Mar y José Balta se puede ver claramente como hay un cambio en el espacio y la manera que han sido construidas ambas tumbas, a comparación de los grandes mausoleos y criptas que se dieron en "La era del guano".

Todo esto se debe ya que aún no se habían desarrollado todas las técnicas ni había el dinero suficiente como para poder construir algo majestuoso o que posea las cualidades que se dieron tiempo después.

La época de la era del guano es aquella en la cual el Perú tuvo un mayor auge económico en los años del 40’ hasta el 70’. Estas tumbas venían a ser mausoleos y criptas más opulentas y detallada, ya que se poseía el dinero necesario para hacer estos entierros.

José Balta fue quien inicio con la era del guano, y en su tumba se aprecia una reja de granito. Estas construcciones eran opulentas, magníficas y más elaboradas ya que lo artístico predominó bastante.

Las familias podían darse el lujo de traer materiales así como artistas de España, Francia e Italia- como Tenderini que fue un artista Italiano contratado por varias familias- para que les construyeran sus criptas.

Estos les ponían sus propios sellos ya sean símbolos o escudos dentro de las construcciones. Se podía demostrar que eran artistas de otros países ya que cuando tallaban la Vicuña, la tallaban como una jirafa con cuerpo de caballo porque nunca habían visto una. También porque hay señales de arte romano y griego.

Por ejemplo, La cripta de Ramón Castilla, fue hecha de mármol que provenía de Italia- Mármol de Carrara, uno de los más finos del mundo - y era una de las más prestigiosas que había ya que él vivió en el máximo auge de la era del guano.

Su cripta, en la parte superior tiene la escultura del dios de la guerra y debajo está adornado con damas que representan las virtudes civiles.

Al igual, se puede apreciar cuatro leones en la parte de abajo que simbolizan la fiereza y la realeza.

ESTILOS ARQUITECTONICOS

Los artistas.-

En el cementerio podemos encontrar una variedad tipología en estilos arquitectónicos y escultóricos en los mausoleos, criptas y lapidas.

Desde finales de la décadas de los cuarenta hasta mediados de los sesenta se destacan ejemplos del academicismo; como el de las figuras femeninas agobiadas y aquellas que simbolizan las virtudes. Estas figuras están vestidas de túnicas romanas muy al estilo neoclásico, como se aprecian en las obras del pintor Louis David y del escultor Antonio Canova.

El estilo neogótico puede verse muchos mausoleos y templetes como el de Pedro Sayan, realzado por Tenderini.

El realismo se aprecia en la calle central del cementerio, donde el difunto es reorientado al detalle en su aspecto anatómico y en sus vestimentas, demostrando la gran habilidad del autor.

Entre los trabajos realizados por escultores de diferentes nacionalidades podemos destacar a los artistas italianos: Libero Valente, Santo Varni, Piero Costa, Rinaldo Rinaldi, P. Roselly Vicenzo Bonanni, Enrique Tadolini y Ulderico Tenderino.

Entre los franceses tenemos a Louis Ernest, Barrias Antinin Mercie. El español Damian Campeny es reconocido porque realizó el monummento a Alfonzo Ugarte. Los artistas peruanos: Romano Espinoza Cáceda, Luis Agurto, Artemio Ocaña, Aldo Rossi, Eduardo Gastelú Macho, sus trabajos fueron realizados en el cementerio en las décadas de los 40 y 50.

Los escultores realizaban recordatorios fúnebres de distintas formas como cristos, ángeles, dolorosas, retratos, figuras de difuntos etc.

En la interpretación del personaje brindaban dar una versión de cómo y con que querían que se les recuerden, ya que el cementerio se consideraban como un lugar de su ultima representación. Los angeles son uno de los personajes mas representados.

PUESTA EN VALOR

Patrimonio Funerario:

El cementerio Presbítero Maestro fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1972 y obtuvo la denominación de Museo el 7 de Junio de 1999 por acuerdo del director de la Sociedad de Beneficencia Pública de Lima el Instituto Nacional de Cultura y el ICOM.

Pertenece a la Red Iberoamericana de Gestión y Valoración de Cementerios Patrimoniales, así mismo, al Sistema Nacional de Museos del estado.

¿Cómo se encontraba el cementerio?

La Crisis Económica, Política y Social que sufrió el Perú a fines de los 80s afecto de manera directa al cementerio, ya que sufrió un abandono por parte de las autoridades, deterioro urbanístico del entorno y olvido de las familias propietarias del mausoleo. estas causas conllevaron a un aumento descontrolado de vandalismo dentro del campo santo perdiendo así parte de las esculturas.

¿Qué se ha hecho para conservarla?

Algunas instituciones culturales se han interesado en preservar el cementerio, realizando programas de conservación y restauración tales como: “Adopte una Escultura”, primera jornada de inventario de esculturas hasta la implementación del actual Museo de Sitio, ejecutada por la Municipalidad de Lima Metropolitana.

Con el desarrollo de estos programas se ha restaurado un número reducido de mausoleos y monumentos funerarios de personajes importantes de la Sociedad Peruana.

CULTOS POPULARES

En el cementerio muchas personas rinden culto a una serie de personajes a los que se les atribuyen milagros.

Así encontramos a la beata María de la Cruz y de la Luz, a quienes se les atribuye la solución de problemas laborales sobretodo de desempleo; al niño Ricardito, se le atribuye facultades curativas en especial para los niños y también encontramos a Sebastiana, la bruja buena a quienes muchos creyentes le piden que cumplan sus deseos.

Bibliografía:

Castrillón, A. (1991). Escultura monumental y funeraria en Lima. En: Escultura en el Perú. Lima : Banco de Crédito.

Casalino. C., et al. (1999). La muerte en Lima en el siglo XIX: una aproximación demográfica, política, social y cultural. (Tesis de maestría inédita). Universidad Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.

Casalino. C., et al. (2003). Museo Presbítero Maestro: cementerio de Lima. Lima: ICOM-Perú

Chávez, F. (2011). «Pide lo que quieras, él te lo concede». La devoción popular al niño Ricardo Espiell en un cementerio de Lima. En: Re vista de folklore, 379, 4-41. Recuperado de http://www.funjdiaz.net/folklore/pdf/rf379.pdf

De La Cruz, C. (2008). Cultos populares mortuorios en el Cementerio Presbítero Matías Maestro. En: Revista latinoamericana de ciencias sociales, 1 (1), 171-190. Recuperado de http://www.cecies.org/imagenes/edicion_280.pdf

Elmore, E., Holting, R. (1879). Cementerio general. En: Directorio de Lima para 1879-1880. Lima : [s.n.]

Heras, B. (1808). Discurso que dirige a su grevy el Ill.mo señor Doct. don Bartolomé María de Heras ... con motivo de la apertura y bendicion solemne del cementerio general erigido en esta capital. [Lima] : Impr. en la Casa real de Niños Expósitos

Instituto de Investigaciones Museológicas y Artísticas de la URP. (2008). Museo Cementerio Presbítero Maestro: primera jornada de inventario de esculturas: setiembre 2007 [CD-ROM]. Lima: Autor

Kusunoki, R. (2006). Matías Maestro, José del Pozo y el arte en Lima a inicios del siglo XIX. En: Fronteras de la historia, 2006 (11), 183-209. Recuperado de http://www.icanh.gov.co/recursos_user/documentos/editores/202/Fronteras_11/Fronteras_11_06_articulo.pdf

Repetto, L. (Dir.) (2008). 200 años del Presbítero Maestro: primer cementerio monumental de América Latina. Lima : MIXMADE

Repetto, L., Caraballo, C. (2005). Museo Presbítero Maestro. Cementerio General de Lima. En: Apuntes, 18 (1), 134-153. Recuperado de http://revistas.javeriana.edu.co/sitio/apuntes/sccs/plantilla_detalle.php?id_articulo=195&PHPSESSID=a2aa9c7cb8a5174c379fb0bb61c59840 Velasco, L. Ed. (2008). Edición dedica

Museo Cementerio Presbítero Maestro de Lima. En: Revista Anubis, 1, 1-53. Velasco. Ansejo, Lita En: Revista Anubis, 1, Mayo 2008

Guión Museográficopor:

Caballa, Jhonny / Carrión Rosangela Castro,/ Mariela Ilberto, Juvenalda

Documento recopilado por : Moisés Alberto Laguna Huayhua